Relación malsana

Esta es una relación malsana, lo sé. Donde yo gano todo y tú lo pierdes todo. Aun sabiendo eso, has decidido seguir adelante. Yo nunca te he obligado a hacerlo, pero tú te has empeñado durante meses en convertirlo en realidad. Durante este tiempo te he quitado todo lo que he podido: el sueño, la tranquilidad, hasta la comida.

Te debo hasta los huesos, todo lo que soy es gracias a ti y no te he dado nada aún. El por qué lo haces me resulta una gran incógnita, porque estoy seguro de que todo eso no lo harías por nadie más: tanto sufrimiento, tanto dolor.

En ocasiones he llegado a pensar, si todo esto merece la pena y mi respuesta siempre es la misma: no. Pero tu empeño y sacrificio me sorprenden y me hacen seguir adelante con todo esto. Sé que mi deuda es muy grande y no sé si algún día la podré pagar, porque tanto tormento, tanto dolor no sé cómo remediarlo.

Alguien me comentó que existe un sentimiento que desconozco aun, llamado amor. Supongo que es eso lo que hace posible que tú des todo por mí, cuando yo soy incapaz de dar o hacer algo por ti. El único consuelo que tengo es que tendré toda la vida para poder compensar lo que has hecho por mí.

No puedo entender cómo las personas se plantean relaciones malsanas donde el dolor y el sufrimiento son la norma, habiendo caminos más fáciles para ser feliz. Pero, en el fondo, la felicidad es algo que se logra con lágrimas.

Te aseguro que en nuestro próximo abrazo llorarás, sufrirás, pero lo recordarás para el resto de tu vida como uno de los momentos más felices de tu existencia. Yo también lloraré hasta el cansancio con todas mis fuerzas y te abrazaré y me quedaré dormido por el agotamiento en tu pecho, sintiendo el latir de tu corazón junto al mío, que sonarán al unísono, hasta el final de nuestras vidas, ya que estaremos unidos por ese sentimiento llamado amor, el cual durará hasta el último de nuestros suspiros.

Así que espero verte pronto, ya no soporto la espera, estos meses que hemos estado separados para mi han sido toda una vida sin ti. Quiero que esta larga separación sea la última y podamos estar juntos por muchos años. Y así podremos compartir los buenos y malos momentos.

Y por todo eso lo que te he quitado, te quiero dar las gracias, mama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies